21 de noviembre de 2009

Hacer evolucionar la relación

(Publicado en Religión Digital)

Tony Anatrella, consultor de los pontificios consejos de la Familia y la Salud, afirma que hoy las parejas saben “seducirse” pero no “hacer evolucionar la relación.

“Hombre y mujer se seducen mutuamente pero no saben hacer evolucionar la relación, construir una vida de pareja y superar las diferentes etapas”.

El abandono de un modelo de relación conyugal basada en el compromiso afectivo y en la diferenciación sexual es, a juicio del consultor del Consejo Pontificio para la Familia y del Consejo Pontifico para la Salud, Tony Anatrella, la causa del estado actual de deterioro en el que se encuentra la institución familiar, tal como ha explicado en su intervención en el XI Congreso Católicos y Vida Pública, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria San Pablo CEU.

"El discurso político y mediático -ha apuntado Anatrella- nos induce a menudo a no querer tomar en consideración más que ciertos casos particulares de uniones afectivas, a partir de los cuales habría que definir principios generosos válidos para todos en nombre de una mentalidad compasiva". En este sentido, ha aludido a la tendencia a "hacer de cada situación un modelo posible". Razonamiento que lleva a ciertos sociólogos de la familia, ha argumentado Anatrella, a defender la legalización de ciertas formas de unión en nombre de "la igualdad de los ciudadanos ante la ley".

Frente a estos planteamientos, Anatrella ha puntualizado que no toda forma de unión no puede "participar antropológica y legalmente en la definición del sentido de lo que es una pareja y de lo que es una familia". Ésta, ha insistido el ponente, viene definida por su capacidad de "representar el sentido de la alteridad sexual y su potencial capacidad para ser creadora, por la presencia del hombre y de la mujer, incluso en el caso de no ser fértiles".

En consonancia con esta idea, el filósofo francés aboga por una estructura familiar articulada en torno a la diferenciación sexual del padre y la madre. En otro tipo de uniones, "el niño no se inscribe en un linaje y en una historia, ya que la diferencia de generaciones, de los roles y de las funciones son carnalmente inexistentes. Éstas se sustituyen entonces por ficciones que proyectan más en la dimensión imaginaria del deseo y de las relaciones"

A su vez, al hablar de cómo interpreta el discurso social y mediático a la familia, se ha referido al extendido modelo de ‘pareja seductora y provisional', que es aquella en la que "hombre y mujer se seducen mutuamente pero no saben hacer evolucionar la relación, construir una vida de pareja y superar las diferentes etapas".