29 de diciembre de 2009

POR LA FAMILIA CRISTIANA

Celebración de la Eucaristía en la Plaza de Lima de Madrid el día 27 de diciembre.
Galería fotográfica en el link: http://www.porlafamiliacristiana.com/?page_id=2089

25 de diciembre de 2009

DOMINGO 27 DE DICIEMBRE DE 2009
FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA.

Nota de los Obispos de la Subcomisión para la Familia y la Defensa de la Vida con Motivo dela Jornada de Familia.

Cada vez con más insistencia, se está poniendo de relieve en nuestra sociedad cómo la educación de los niños y de los jóvenes constituye un problema social grave. Los recientes actos de violencia juvenil, dados a conocer por los medios, incrementan una preocupación que se hace cada vez más intensa en la sociedad.
Constatamos con inquietud que algunos padres han hecho dejación de una misión que les compete a ellos de modo principal: ser los primeros educadores de sus hijos. Compartimos la preocupación de muchos padres que comprueban la injusta injerencia del sistema educativo al pretender imponer una determinada educación moral, suplantando así una responsabilidad que les compete sólo a ellos.
Además, muchos maestros ven cómo su autoridad se pone en tela de juicio
y su labor educativa, en muchas ocasiones, no encuentra respaldo institucional ni apoyo por parte de los padres de sus alumnos.
Por ello el Santo Padre ha hablado “de una «gran emergencia educativa», confirmada por los fracasos en los que con demasiada frecuencia desembocan nuestros esfuerzos por formar personas sólidas, capaces de colaborar con los demás y de dar sentido a la propia vida” .
1. Formar la libertad en la familia
El amor es “la vocación fundamental e innata de todo ser humano”. Esta es la verdad que orienta y da sentido a una educación humana integral que se vería extraordinariamente empobrecida si se “limitara a proporcionar nociones e informaciones dejando a un lado la gran pregunta acerca de la verdad, especialmente de la que puede servir de guía en la vida”.
Esta vocación al amor tiene como fin la libre entrega a otra persona para construir con ella una comunión de personas. La educación, por lo tanto, está orientada a formar a la persona para que sea capaz de vivir la expresión plena de la libertad: entregar la propia vida con el don sincero de sí misma, a imagen de la donación plena que Jesucristo hace permanentemente a la Iglesia.
El lugar propio y más fundamental donde la persona recibe esta educación es la familia. En el clima de confianza propio del hogar, los hijos reciben la experiencia fundamental de ser amados, y son instruidos de modo natural para aprender el significado de la verdad y del bien en sus distintas manifestaciones que les abren a una vida social. Sin embargo, esta primera educación moral es insuficiente. El paso a una libertad madura requiere que los hijos sean capaces de elegir, en las múltiples circunstancias de su vida ordinaria, aquellos bienes concretos que posibilitan ir construyendo su vida en el amor. Se requiere, por lo tanto, una adecuada educación en las virtudes para que los hijos adquieran los hábitos que formen su carácter e inclinen permanentemente su libertad a la verdad.
Para ello es necesario, en primer lugar, el testimonio moral de los propios padres, “que educan no tanto por lo que dicen cuanto por lo que viven”. Son ellos, con la coherencia de la propia vida, los primeros testigos de la verdad y del bien. Unido a esto, se hace especialmente necesario, en una sociedad carente de auténticos ejemplos, la presentación de testigos morales que fomenten en los hijos el deseo de una vida virtuosa. La vida de los santos se muestra así como un medio educativo de gran eficacia.
La educación en las virtudes que se realiza en la familia requiere el equilibrio entre libertad y disciplina: “Sin unas reglas de conducta y de vida, aplicadas día tras día incluso a las pequeñas cosas, no se forma el carácter ni queda uno preparado para afrontar las dificultades”. De esta manera se va creciendo en la colaboración con otras personas en el sentido del bien común.
Por último, esta educación para adquirir una vida virtuosa reclama un acompañamiento intenso por parte de sus padres, dedicando el tiempo necesario para ayudar a sus hijos a discernir la verdad, especialmente en aquellos ámbitos que tienen una mayor presencia. Este es el caso de los medios de comunicación, cuyo crecimiento y disponibilidad han brindado oportunidades excepcionales para enriquecer la vida de los individuos, y de las familias, pero al mismo tiempo que son una riqueza, son también un desafío para la ecuación de los hijos por la ingente cantidad de mensajes, a menudo contradictorios y de una extraordinaria relevancia moral.
En este seguimiento permanente, la cohesión y unidad de los padres, fruto de la fidelidad conyugal, constituye el medio imprescindible para la tarea educativa de la familia. La ruptura del vínculo conyugal supone un doloroso obstáculo en la educación de los niños y de los jóvenes.
2. Educar la fe en la familia
Con palabras del Santo Padre, “en el origen de la crisis de la educación existe una crisis de confianza en la vida”. De esta manera, dar razones de la esperanza constituye un elemento básico en la labor educativa que los padres tienen que realizar. Y en concreto, presentar la fuente de toda esperanza, el Amor eterno de Dios que acompaña a la persona durante toda su vida y que no se rinde ante ninguna infidelidad.
La misión de los padres en este punto es insustituible, ya que ellos son los primeros transmisores de la fe y los custodios del crecimiento de la vida recibida en el bautismo. De esta manera participan de la autoridad y del amor de Dios Padre y de Jesucristo Pastor, recibiendo del Espíritu Santo los dones que necesitan para el crecimiento humano y cristiano de sus hijos.
Los padres llevan a cabo esta misión iluminando los acontecimientos de la vida familiar con la fe, la oración y la celebración de los acontecimientos, y con una colaboración activa en la formación religiosa que sus hijos reciben en la parroquia o en los colegios. “En la catequesis y todo el proceso de educación en la fe es esencial la cooperación de los padres para que exista una verdadera transmisión de la iniciación cristiana de la fe”.
3. Colaboración con el colegio
Los padres son los primeros maestros que educan a sus hijos. Se trata de un deber y de un derecho “esencial, primario, insustituible e inalienable”.
Esta responsabilidad, por lo tanto, no puede ser delegada a otras instituciones que, lejos de suplantar la misión educativa de los padres, se deben poner a su servicio. Los padres no pueden dejar la tarea educativa en manos del Estado o de los distintos centros educativos. En este sentido, hay que insistir en la participación activa de los padres en el proyecto educativo del colegio y en las diferentes asociaciones de padres de alumnos.
Por otro lado, el respeto al protagonismo que los padres deben tener en la educación de los hijos reclama que el Estado les facilite la elección de los centros educativos y que no vulnere el derecho primario que tienen los padres para determinar el tipo de formación moral que deseen para sus hijos. “El Estado no puede imponer legítimamente ninguna formación de la conciencia moral de los alumnos al margen de la libre elección de sus padres”.
Conclusión
En estas fechas navideñas, ponemos la mirada y el corazón en María y José, a quienes el Padre encomendó la misión de ser los primeros maestros de la educación humana del Verbo encarnado. En su hogar santo, “el niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él”.
Queremos alentar a los padres, que, a ejemplo del hogar de Nazaret, están construyendo sus familias como Iglesias domésticas. En medio de las dificultades, los sacrificios y los obstáculos, cuentan con la gracia que recibieron en el sacramento del Matrimonio para educar a sus hijos en la fe y en el amor. ¡No tengáis miedo! El don del Espíritu Santo sostiene y anima los desvelos de los padres que “calan profundamente en el corazón de sus hijos, dejando huellas que los posteriores acontecimientos de la vida no lograrán borrar”.
Los Obispos la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar

24 de diciembre de 2009

NADAL EN FAMILIA
Non é posible recuperar o verdadeiro sentido do Nadal si non profundizamos na dimensión familiar destas festas.
Estes días do Nadal caracterízanse aínda hoxe por un clima máis familiar. Para moitos, o Nadal segue sendo unha festa de reunión e reencontro familiar. Ocasión para congregarse todos ao redor dunha mesa a compartir con gozo a calor do fogar.
Estes días parecen reforzarse os lazos familiares. Diríase que é máis fácil a reconciliación e o achegamento entre familiares enfrontados ou distantes. Por outra banda, lémbrase máis que nunca a ausencia dos seres queridos falecidos ou afastados do fogar.
Con todo, é fácil observar que o clima familiar destas festas vaise deteriorando de ano en ano. A festa desprázase fóra do fogar. Os fillos corren ás salas de festas. As familias trasládanse ao restaurante. Convídasenos xa a «celebrar o Nadal de viaxe».
Sen dúbida, son moitos os factores de diversa orde que explican este cambio social. Pero hai algo que non habemos de esquecer. É difícil o encontro familiar cando, ao longo do ano, non se vive en familia. Mesmo, se fai insoportable cando non existe verdadeiro diálogo entre pais e fillos, ou cando o amor entre os esposos se vai apagando.
Todo iso facilita cada vez máis a celebración destas festas fora do fogar. É máis fácil a reunión ruidosa desas ceas superficiais e baleiras dun restaurante. O clima que aí se crea non obriga a vivir o Nadal coa fondura humana e cristiá que o marco do fogar parece esixir.
Por iso é polo que estas festas do Nadal que, durante tantos anos, reavivaron a calor entrañable das familias, sexan quizais hoxe en moitos fogares uno dos momentos máis reveladores da deterioración da vida familiar.
O carácter familiar do Nadal é de orixe fondamente cristián. Segundo o relato de San Lucas, os primeiros en escoitar o anuncio do nacemento do Fillo de Deus foron uns pastores que non durmían senón que se mantiñan vixiantes e espertos durante a noite.
Por iso, desde moi antigo, os cristiáns afacían permanecer espertos na noite de Nadal, preparándose a celebrar con fe o nacemento do Salvador. Desde entón, é costume nos países de tradición cristiá esta reunión familiar.
Pero o carácter familiar destas festas ten unhas raíces máis profundas. Os cristiáns celebramos ao Deus que quixo formar parte da familia humana. O Fillo de Deus fíxose o noso irmán. Agora a humanidade non é un conxunto de individuos illados ou dispersos que viven cada un a súa vida. Todos formamos unha gran familia de irmáns que podemos chamar a Deus «Abbá», Pai. Por iso, o nacemento do Señor é unha invitación a esforzarnos polo nacemento de persoas novas e dunha familia mellor e máis humana.
Habemos de facer do fogar a primeira comunidade na que os fillos poidan vivir unha verdadeira experiencia de familia e fraternidade. Pero non basta. Sen dúbida, sempre é tentador para unha familia encerrarse na súa propia felicidade; tratar de construír un «fogar feliz», de costas á infelicidade doutras familias; reducir o amor ao mundo pequeno dos intereses familiares.
Con todo, o verdadeiro amor non coñece límites nin pode quedar restrinxido egoístamente ás fronteiras do propio fogar. Lembróunolo Xoán Paulo II con palabras que deberían ter un eco especial nestes momentos de grave crise económica: «Vós, familias que podedes gozar do benestar, non vos pechedes dentro da vosa felicidade; abrídevos aos outros para compartir.»
Celebrar de verdade o Nadal esixe aprender a vivir cun sentido profundo de fraternidade. Quizais entre nós, o Nadal teña que ser, primeiro de nada, unha chamada urxente a vivir como irmáns, por encima de ideoloxías, crenzas, partidismos ou siglas que cada un poida defender.
O Nadal debería ser ocasión de reflexión e de compromiso para crear entre nós un estilo diferente de entender a loita política e o esforzo común por unha sociedade mellor. Por encima de obxectivos políticos, intereses de partido ou razóns de estratexia, o outro é sempre o noso irmán, mesmo cando se nos presenta como adversario.

¡FELIZ NADAL!

23 de diciembre de 2009

CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA POR LA FAMILIA
Domingo 27 de diciembre a las 12 h. en la Plaza de Lima de Madrid.



SALIDA DEL AUTOBÚS DE LUGO: Pza. de Bretaña a las 4:30 h. de la madrugada.


12 de diciembre de 2009

CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA POR LA FAMILIA



Domingo 27 de diciembre a las 12 h. en la Plaza de Lima de Madrid.

El Cardenal Arzobispo de Madrid nos invita a participar en la Eucaristía que tendrá lugar en la plaza de Lima de Madrid el próximo día 27 de diciembre las 12 de la mañana.

Para facilitar la participación, habrá autobús desde Lugo ( con un coste aproximado de 20 €por persona) para el que habrá que inscribirse en el siguiente nº de teléfono: 673 22 33 93 o por e-mail: familia.lugo@hotmail.com.

Más información en el enlace: Día de la Familia en Madrid.

4 de diciembre de 2009

VIGILIA DE LA INMACULADA





El próximo día 7 a las 8 de la tarde en la Catedral de Lugo.